miércoles, abril 30, 2008

Identidad y Protagonismo de las Mujeres Rurales









¡La lucha que no se da, es la que se pierde!

martes, abril 22, 2008

Encuentro salud: reconociendo la sabiduría del campo

"Ahora somos reconocidas en la comunidad porque tenemos conocimientos que a los otros les sirven en sus vidas"
(Victoria Miño, Saladas)








Victoria es parte de un grupo de mujeres que viven "a la orilla del campo" (en el pueblo Saladas, provincia de Corrientes) y que desde hace 10 años viene participando de las capacitaciones en Salud y Nutrición de Incupo.



Los conocimientos de los que habla son sobre cómo utilizar las plantas y aprovecharlas en la vida cotidiana. Asiste todos los sábados a vender sus productos en la Feria del pueblo y además es VicePresidenta de la Comisión Departamental de Pequeños Productores de Saladas... qué tal?



El sábado 19 de abril no vendió sus productos en la feria sino que compartió sus saberes con otras mujeres en el campito Nueva Esperanza... (lo que es estar fuera de la lógica de la competencia) para que ellas pudieran aplicar en sus casas y con sus familias las recetas naturales de pomadas, jarabes, jabones, pastillas y otros menjunjes caseros.


Burrito, Penicilina y Cola de Caballo... a ver si alguien sabe para qué se pueden usar??? (postee y gané jajaja)



Todo natural.



¡Qué manera de aprender cosas! y que deuda con nuestras propias abuelas por las tantas veces que intentaron transmitirnos sus conocimientos en un contexto citadino y acostumbrado a sólo valorar la receta que nos da el doctor. (en primera persona... Paci)

Laura, compañera de Incupo, estuvo gran parte de la jornada trasladando a las asistentes entre sus casas y el campito, así que con Julio quedamos de anfitriones y observamos cómo se armaba la dinámica del grupo.



En una mesa se colocaron todas las plantas, las mujeres más nuevas abrieron sus cuadernos y fueron copiando recetas y consejos de las cartillas de Incupo que llevó Victoria (como el libro de recetas antiguo de la abuelita) y las con más carrete comenzaron a explicar las características de las plantas y el uso que se les podía dar.











Relajación en tres pasos:

1. Cortar la energía negativa friccionando las muñecas (yo pastel imité lo que hacían y me corrigieron)

2. Mucho humor y entre las doñas se cuentan lo que se va a ir haciendo.

3. Comienza el masaje



¿Una futura promotora?... toda la pinta y las capacidades.

Entre medio compartían cuestiones del día a día, problemas con los hijos/marido, buenas noticias, se ponían de acuerdo en algunas cosas de la organización, etc... al final, un día intenso pero al ritmo del campo y con asado incluido.








"Antes no sabía todo lo que podía hacer con las plantas que tenía en la casa. Después de todas las capacitaciones ahora mantengo la alimentación de mis hijos a base de pastas elaboradas con las verduras que he cultivado" (Ramona Ávalos, Feriante)

Laura y Josefa (Incupo)


Josefa ya está jubilada pero fue una de las iniciadoras del trabajo con mujeres en Saladas. Laura la invitó al encuentro para que nos compartiera sus experiencias y volviera a reencontrarse con el grupo que había promovido.








A pesar de lo difícil y dura que puede ser la vida en el campo, mientras más la conocemos, más nos encanta: consumir los alimentos que uno mismo produce, ser parte de una comunidad que se fortalece porque al otro le va bien, dejar que sea nuestro propio cuerpo el que desarrolle las defensas, la valoración de la tierra y su cuidado... cuestiones de fondo que ya nos están pegando.